domingo, 6 de mayo de 2012

Otro día de comercio: ¡consume, por tu madre!

Lo curioso de la campaña del día de la madre de este año, es que todo lo que se hace se tiene que relacionar con la gastronomía y así podemos leer en el cartel publicitario: "Invita a mamá a comer" ¿Y que quieren que les diga?: No me imagino a los niños de corta edad que por la mañana despertaron a sus madres con el dibujo o la manualidad del colegio a continuación rompiendo la hucha. Tampoco me imagino desbaratando los planes de muchas familias que tienen la costumbre del regalo y/o de la tradicional comida familiar, pero en casa de la madre, suegra, abuela. Probablemente esta oferta gastronómica será únicamente aprovechada por los huérfanos y los que tengan su familia lejos.

Personalmente no estoy de acuerdo con este tipo de publicidad y menos en estos momentos. Los ciudadanos perfectamente saben en que día viven, y si quieren o pueden, ya se acercarán a la tienda a por el regalito. Con una tasa del 20% de paro no se debería presionar al consumo innecesario, especialmente a menores, (muchos de ellos tendrán a sus padres-madres en una situación económica difícil). Me parece contradictorio que se quiera educar a los escolares sobre el consumo responsable y a la vez, con fondos públicos se patrocinen otras campañas publicitarias en las que se les invita precisamente a lo contrario. -Al comercio se le debe apoyar ¿pero de esta manera?


2 comentarios:

eme jota dijo...

Hace tiempo que renuncié al "las pompas" de esta sociedad, veo que aún siguen bullendo. Cuando me alegra haberlo hecho, visto lo visto. Soy madre y abuela, pero a mis hijos no se les ocurre felicitarme, librenles los dioses de semejante desatino. Bs.

Carlos Galeon dijo...

¡Hola eme jota, tú por aquí!
Yo creo que todos los "días de..." son un simple acto de consumismo al que yo hace ya años que no hago ni puñetero caso. Cuando me apetece hacer un regalo, lo hago, y punto. Sea el día del año que sea. Yo no creo que se deba de esperar e Reyes para comprar un juguete a un nieto, ni al día de Sant Jordi para comprar y regalar un libro (pocos leeríamos, entonces), ni a que llegue el día de la madre, para regalar algo, o invitar a la madre a comer;eso es consumismo puro y duro, sin corazón e impuesto por la sociedad y la propaganda. Cualquier día del año es bueno para regalar algo a una madre (si se puede), o invitarla a comer fuera de casa, o al teatro, o a cualquier otra cosa. Todos los días del años pueden ser y deben ser "dia de...", pero sin las imposiciones consumistas, saliendo del corazón del hijo, del padre, de la madre, del amante enamorado o enamorada, del que tiene un amigo enfermo de cáncer, o de sida, o de la que tiene una amiga maltratada, una compañera de trabajo injustamente despedida...
Hay 365 "días de..." en el año para celebrar, sin que nadie nos los imponga.
Saludos, y un abrazo.