viernes, 21 de septiembre de 2012

Cuatro maneras de ser espectador en el Pisado de la uvas y ofrenda del primer mosto a la Virgen de Valvanera.

1.- Una de ellas es si eres un VIP (autoridades, políticos, asimilados, cercanías e invitados) más o menos su espacio ocupa 3/4 partes del Paseo del Espolón hasta la fuente y se divide en sillas de diferentes calidades. (No hay espacio para público sin invitación)

2.- El tercio restante lo disfrutan los de siempre, entre ellos por ejemplo, los padres de los niños que representan a la ciudad, que pueden optar por ver el espectáculo desde los laterales o desde el fondo. 

Si optan por sumarse a las personas que se encuentran en los laterales asomadas entre el arbolado, disfrutarán de su particular pisado: el llamado pisado de flores, pisado de setos (¡y sin multa!). Si por lo contrario, se suman a las personas que acompañan al Espartero, se aburrirán  más, pero pueden presumir de tener vista de águila. Éste, es el lugar recomendado para los altos que les guste relacionarse y ser solidarios, ya que pueden relatar a los compañeros las mejores jugadas, en conversaciones de este estilo: "¡Ahora, ahora, se remanga el Urdiales más mayor..." "... La vendimiadora ha llenado el jarro con el mosto..." "¡Cómo ha envejecido el..." o si son más animados, pueden dar más detalles: "Entre las piernas del cámara de TV, que está a punto de meterse en el tinaco, se vislumbra un niño que es el nieto de la vecina, de mi tía Ana Marí, que precisamente, ahora le ha dado el cestillo... lástima que el árbol no me deje ver más..." 

3.- Sin ocupar espacio fijo, pero estorbando la visión de los espectadores presentes, se encuentran los sufridos medios gráficos y TV que una vez más, tienen que cubrir la misma gran previsible noticia.

4.- Y por último, como espectador de lujo, está Espartero, que con la ampliación sucesiva de vallado acabará en la zona VIP, pero hoy, por hoy, es quien lo ve todo mejor, subido en su caballo y rodeado por los globos, su fuente, leones y los logroñeses de a pie y de pie.

... y como lo veo yo:

Es un espectáculo televisivo con muchas cosas que deberían cambiar para adaptarse a los nuevos tiempos y promocionar de verdad la DO Rioja. Por otra parte, nunca había visto a tanta gente marcharse a la hora de los discursos, ni tantas medidas de seguridad, ni a tantos logroñeses indiferentes al acto central de las fiestas que es el Pisado de uvas y ofrenda a la Virgen de Valvanera, ¿cuál es la razón? 

Sólo queda decir ¡Viva San Mateo! (El gran ausente)  
1.- Sillas espectadores VIP  2.- El pisado de uvas entre árboles o visión de espectador con buena vista (pero sin zoom que le acerque) 3.- Espectadores del lateral (los del pisado alternativo) 4.-Espartero  5.-Los medios (los que están siempre en medio)

3 comentarios:

Carlos Galeon dijo...

¡Es inevitable, amigo mío! Siempre tienen que estar en medio aquellos que sólo saben hacer una cosa: molestar y crear problemas, los políticos, antes llamados autoridades.
¡Buenas fiestas!, y un abrazo.

Anónimo dijo...

Ese día el Espolón es un gran plató de televisión. Lo que no sale en la TV no existe y las realidad es que lo único que importa son las declaraciones del Presidente que un año y otro buscan los titulares y un momento de su particular gloria y eco.

Así que el público presencial importa muy poco, es mucho más importante aparecer en los medios nacionales que vivir la tradición de forma cercana y participativa. Hace tiempo que la clase política está a lo suyo.

El post está muy bien llevado y es muy descriptivo. Gracias por contar el pisado de la uva de una forma diferente

También me gusta el enlace sobre este tema del año pasado, es muy interesante.
Jose B

Arte urbano de Logroño dijo...

Gracias por los comentarios.

El tema de las sillas, es anecdótico. Es como un edificio antiguo que se ve el paso del tiempo observando sus sucesivas ampliaciones. Hace un tiempo las sillas llegaban hasta un lugar, y se compraron otras parecidas para ampliarlo, después se quedó corto y pusieron más. ¿Si esta observación fuera cierta? Ésta sería una forma de ver la evolución que ha tenido la ocupación de este espacio de hace unos pocos años aquí.