domingo, 11 de noviembre de 2012

01 Reflexiones sobre el14-N: El futuro anunciado... así no se puede seguir


Texto de la pancarta: "Políticos, nuestros recortes serán con guillotina"
O cambiamos o el sistema cambia, pero no se deberían hacer políticas contrarias a casi todos los ciudadanos.

Nuestro futuro ya lo viven los griegos, Kostas Douzinas The Guardian:
"Los nuevos recortes a los salarios y pensiones se suman a la reducción del 40% que ya tuvo lugar. Grecia ha experimentado una contracción del PIB del 24% en los últimos cinco años, con un desempleo del 25,5% y la tasa de paro juvenil en el 55%, la más alta de Europa. Se vive una crisis humanitaria, con falta de viviendas, enfermedades mentales y suicidios en unos niveles sin precedentes. Los hospitales están paralizados por falta de medicamentos, en las escuelas no hay calefacción, la gente busca comida en los contenedores de basura. Las listas de los potenciales evasores de impuestos, muchos de ellos con vínculos con los partidos gobernantes, desaparecen en los cajones de las élites. Los políticos y los multimillonarios evasores fiscales gozan de inmunidad absoluta, mientras que los periodistas que revelan sus delitos son procesados. La sociedad griega se derrumba ante nuestros ojos, y los neo-nazis de Amanecer Dorado se levantan sobre sus cenizas". 

Para los que quieran ver más del futuro pueden visitar los blogs:
-Todos somo griegos
-Ruinas griegas
¿Quizás alguien pueda creer que sin hacer nada, sin protestar, sin que la sociedad se movilice, sin cambiar, se puede evitar el futuro griego? Por otra parte, Grecia ya es el presente para muchos españoles... ¿es cuestión de tiempo, que se convierta en la realidad de casi todos?... de nosotros depende.


1 comentario:

Carlos Galeon dijo...

Si no hubieras dicho que estabas hablando de Grecia, todo el mundo habría pensado que lo hacías de España. Seguimos la misma senda, cometemos los mismos errores, y pretenden de nosotros el mismo fin: arruinarnos y endeudarnos como a países tercermundistas, para privatizar y robar nuestro patrimonio, al mismo tiempo que mantienen unos países de servicios (turísticos) baratos, con una mano de obra, sin derechos y ya lo suficiente castigada como para que se atreva a hablar.
Todo eso lograrán si se lo permitimos, y van camino de ello, porque somos muchos los que protestamos, pero más los indiferentes, nuestro peor enemigo.
Saludos, y un abrazo.