domingo, 18 de noviembre de 2012

Derechos y periodismo

En la Casa de los Periodistas una placa con la declaración de los derechos humanos nos recuerda la importancia que tiene esta profesión para la sociedad. Es una desgracia para todos que las cosas no vayan bien en este sector clave.


5 comentarios:

Carlos Galeon dijo...

Cuando un gobierno no defiende la libertad para que el pueblo pueda ejercer sus derechos, sino que los restringe cada vez más, no se trata de una democracia, sino de una tiranía.
Y no existiendo un régimen de Derecho, el pueblo queda legitimado para rebelarse contra ese gobierno, bien de forma pacífica mediante la desobediencia civil, la insumisión fiscal o bancaria, las manifestaciones y movilizaciones, huelgas, etc, o bien, si fuera necesario, mediante la utilización de la fuerza (algo en nuestro caso inviable).
Saludos, y un abrazo.

Robert Geiss dijo...

A thoughtful mean to measure time and life. Over here Journalists will be on strike many days in the week ahead.

Francisco Espada dijo...

La crisis económica está terminando con muchos derechos y muchas conquistas. No sé si hubo prensa libre, pero ahora nada de lo que existe en el panorama se asemeja a otra cosa que a la voz de su amo y a la escasez de rigor.
Saludos

Anónimo dijo...

Después de leer los editoriales de los periódicos regionales sobre el día 14 N, me he convencido de que la búsqueda de la verdad, la información, el pluralismo político no es el objetivo de la prensa. Por desgracia para todos, los periódicos son de los que se anuncian y no de los que lo leen.

Es otra situación muy triste, en la que casi todas las instituciones están en crisis y alejadas de los ciudadanos de la calle. Saludos, José Ramón

Arte urbano de Logroño dijo...

Gracias por los comentarios. Parece hay bastante coincidencia entre todos los comentarios de que las cosas no funcionan.

Espero Robert que aquí en España no lleguemos como en Grecia a meter a los periodistas que hacen bien su trabajo a la cárcel. Espero que no os sigamos como en casi todo, pero ¿vete a saber?