sábado, 8 de diciembre de 2012

Ribera del Ebro: Garcetas logroñesas



2 comentarios:

Francisco Espada dijo...

Aun en los lugares más inhóspitos, la vida se abre paso. Bonito testimonio.

rosscanaria dijo...

Y menos mal que se abre paso!!!
Un abrazo Santi y feliz domingo,