martes, 4 de abril de 2017

POBRE CON TRABAJO FIJO

El país acomodado en la crisis económica que es España nos proporciona imágenes insólitas. Esta vez la foto está tomada en Logroño en la puerta de un supermercado.

Como si fuera un empleado más a jornada partida, el pobre de la puerta ha dejado su cómoda silla y los instrumentos de trabajo a la espera de ser ocupados en la jornada de tarde. Él como cualquier empresa está adaptado a los nuevos tiempos y, como se puede ver tiene su política de marketing y su propia publicidad según el calendario de la sociedad consumista e impasible. 

Desde su puesto de "trabajo fijo", como cualquier tienda aprovecha la campaña de navidad, o la del día del padre, de los enamorados... es un ejemplo de la pobreza adaptada al consumo. ¡¡creo que algo no funciona, pero a quién importa!! 





No hay comentarios: